Objetivos-del-eCommerce-y-b2b

Objetivos del e-Commerce y B2B

Marcos Font Otras soluciones Leave a Comment

La meta de cualquier empresa, sea o no una tienda online, es vender. Es la respuesta más obvia, pero también es la más desafortunada, porque si todos los negocios buscan lo mismo… ¿Qué es lo que nos diferencia del resto?

En el comercio electrónico, se recomienda marcar unos objetivos concretos y realistas, pues sobre ellos se debe trabajar.

En este sentido, las empresas pueden tener objetivos generales y específicos. Cada e-Commerce debe fijar sus objetivos, muchos de ellos serán iguales o parecidos a los de otras empresas como pueden ser, incrementar ventas o posicionarse en la mente del consumidor como una empresa líder, pero cada comercio electrónico deberá marcar sus objetivos específicos en función de lo que la empresa necesite.

Esto, además, permite encontrar las mínimas diferencias que existen con los competidores y aprovecharlas a la hora de situarse en el mercado.

Las empresas deben fijar los objetivos en tiempo, dando prioridad a unos frente a otros. Estos se clasifican en: objetivos a largo plazo (estratégicos), medio plazo (tácticos) y a corto plazo (operacionales).

La razón que ha visto nacer a la empresa, es por lo general, el primer objetivo que debe existir. Esta razón trata de cubrir una necesidad o bien que nadie había descubierto o que no estaba explotada. Se trata de pequeños huecos en el mercado y en la cual, el fundador es más habilidoso.

Otro de los objetivos que se deben plantear, es que aquellas personas que lleguen a nuestro portal durante el primer semestre, dejen como mínimo su dirección de correo electrónico, para recibir nuestras novedades e información de interés. Este objetivo no es complejo, y por lo tanto, alcanzable, tiene un plazo corto para su cumplimiento, se puede medir con facilidad y es específico. Además, supone una ventaja real para el e-Commerce, ya que aporta los datos de posibles compradores y está construyendo una comunidad a su alrededor.

Formas de comercio electrónico

El comercio electrónico va mucho más allá de ser únicamente una simple compra venta de productos y/o servicios.

El sector online todavía es un sector poco maduro. Los cambios tecnológicos son constantes y los nuevos negocios online que surgen atienden a nuevas necesidades creadas, tal y como hemos visto en el punto anterior.

Dependiendo de cómo se generen los ingresos o de cómo se lleve a cabo el intercambio entre comprador y vendedor, los tipos de comercio electrónico se pueden dividir en:

  • B2B (Business-to-Business): empresas cuyos clientes finales son otras empresas u organizaciones.
  • B2C (Business-to-Consumer): empresas que venden de manera directa a los consumidores finales del producto o servicio. Este es el más habitual.
  • C2B (Consumer-to-Business): portales en el que los consumidores publican un producto o servicio y las empresas se interesan por ellos. Son los clásicos portales de empleo, generalistas o específicos de nicho.
  • C2C (Consumer-to-Consumer): empresas que facilitan la venta de productos de unos consumidores a otros. Esto está más orientado a portales de segunda mano, con empresas mediadoras detrás.

Además de estas formas de comercio electrónico, existen otras menos populares como:

  • G2C (Goverment-to-Consumer)
  • C2G (Consumer-to-Goverment)
  • G2B (Goverment-to-Business)
  • B2G (Busniness-to-Goverment)
  • B2E (Business-to-Employer)

Ventajas de la implementación de un e-Commerce

El e-Commerce ha inundado Internet en muy poco tiempo, y esto es debido a sus ventajas frente al comercio tradicional.

  1. Más clientes: ni una tienda local, ni una empresa con sedes en varias ciudades puede conseguir el alcance un de e-Commerce. La posibilidad de conseguir comprar y vender, desde cualquier punto del mundo, amplía el público objetivo y permite conseguir más clientes.
  2. Sin horarios: el comercio electrónico no tiene horarios, mientras que rara vez hay tiendas o empresas que trabajen 24 horas al día de cara al público. La web está abierta todo el día y el cliente puede comprar lo que quiera cuando lo requiera.
  3. Menos costes: el simple hecho de no necesitar un establecimiento físico reduce los costes con respecto al negocio tradicional. Y cuando el e-Commerce funciona poniendo en contacto a proveedores con compradores, ni siquiera hay gastos en producción.
  4. Más margen de beneficio: la reducción de costes y el aumento de mercado de clientes provocan que, incluso bajando los precios, se pueda conseguir un margen mayor que con un establecimiento tradicional. Se vende más y se gana más dinero.
  5. Escalabilidad: esto significa que puedes vender a una o a mil personas al mismo tiempo. En un negocio físico siempre hay un límite de cantidad de clientes que puedes atender a la vez, mientras que en un e-Commerce el límite lo pone tu capacidad de atraer visitas y el servidor que tengas contratado.

En Aitana ofrecemos un servicio que te guiará paso a paso. Entendemos tus objetivos, y te ofrecemos soluciones que se ajustan a tus metas. Estudiamos cada proceso meticulosamente, y te asesoramos para llevar a tu empresa a ser más competitiva y obtener mayores ingresos, gracias a nuestros técnicos especializados y a nuestra experiencia en el mundo empresarial y del e-Commerce, ofreciendo en todo momento la tecnología que mejor se adapta a tus necesidades y que además ofrece un gran rendimiento y calidad. ¿Hablamos?

Marcos-Font-Aitana

Marcos Font
Desarrollo web


Deja un comentario