La muerte del puesto de trabajo 2/3

Aitana Soluciones ERP y CRM Cloud 1 Comment

Segunda parte: El Ser profesional. Un nuevo enfoque de vida

A quienes no hayan leído previamente mi post anterior, les recomiendo que lo hagan antes de este, porque les será más comprensible lo que voy a explicar hoy.  En resumen, mi post anterior hablaba del Puesto de trabajo “a la antigua”, que se basaba en una mesa y una silla, y que ya no tiene sentido en el mundo actual. Hay que replantearse el concepto del trabajo en la vida, y para lograrlo hay que cambiarlo, paulatinamente, todo. Como decía, ya no hay un “puesto de trabajo”. Lo que hay es trabajo que va con nosotros. Indivisible, inseparable… irreductible !!!
El trabajador, empresario, profesional, o simplemente persona actual “está conectado” permanentemente. El 99% de su vida consciente está acompañado de uno o varios dispositivos que le conectan “al mundo”, entendiendo como tal no sólo a los amigos, familia, información y datos, sino a la empresa, al negocio, clientes, proveedores, bancos… De hecho, sería objeto de otro post, pero yo incluso me vería capaz de discutir en muchos casos la necesidad de un “puesto de trabajo de mesa y silla en un sitio concreto”, y creo que tendría bastantes adeptos.
Pero la pregunta es: ¿Estamos preparados para ello? Y mi respuesta ROTUNDA es SÍ, lo estamos. Pero hay que matizar. La gente está preparada (como no). Todos tenemos Smartphone, o/y tableta, o/y PC profesional o/y PC en casa, etc… Rara vez vamos sin AL MENOS, un dispositivo al alcance, luego ESTAMOS cloud-computing-2CONECTADOS. Sin embargo, paradójicamente, la mayoría de empresas no han querido (o sabido) entender que este cambio en “su gente” debe implicar un cambio en ellas mismas. No hablo, por ejemplo, de teletrabajo (que también), porque hay todavía poca “cultura” para ello… Este cambio llegará, SEGURO. Hablo de Sistemas Informáticos, o más generalmente de Sistemas de Información. Porque ¿alguien ve compatible esta ubicuidad de uso y dispositivos con su estructura informática? YO, NO. Lo curioso es que el problema no radica en que no haya alternativa, sino en que NO LA QUEREMOS VER.
Si queremos tener acceso desde cualquier lugar, con cualquier dispositivo, lo lógico sería que nuestros servicios estuviesen accesibles desde cualquier lugar, con cualquier dispositivo, con un rendimiento razonable, y con unas garantías de funcionamiento. Y eso existe. Y eso se llama NUBE. Pero hay más ¿Seguimos encabezonados en que tenemos que mantener kilos y kilos de herrajes (hardware), tornillos, chips, discos, y todo eso que necesitamos “mantener”, “manteniendo” así a un equipo de expertos en gestionar y cuidar de los sistemas, debiendo invertir en formación para no quedarnos a la cola de la tecnología? Vamos, ¿Qué aún estamos con la idea de que es mejor trabajar con un grupo electrógeno complejo – para asegurar el fluido eléctrico, manteniendo una serie de técnicos pos si se estropea, duplicándolo por si acaso-  cuando existen proveedores razonablemente fiables?
Como decía, el mundo de las personas ha cambiado, pero el de las empresas solo está empezando. ¿Quizás sea porque este cambio empresarial afecta a demasiada gente, que en lugar de ver sus posibilidades en este nuevo mundo, se aferra al que hasta ahora le ha asegurado estabilidad? Cuando el empresario, simplemente, dedique unas horas a pensarlo, su empresa habrá empezado a cambiar, porque no hay más opciones. Solo hay una vía.
En el siguiente post, y último de esta trilogía, me propongo explicar hacia donde realmente creo que hay que enfocar los esfuerzos para lograr empresas competitivas, autosuficientes, seguras y productivas, preservando a su vez los costes.

Autor: Antoni Salas, Director Cataluña de Aitana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *