EL LICENCIAMIENTO PERPETUO DE MICROSOFT

Aitana Soluciones ERP y CRM Microsoft Leave a Comment

Hacia un nuevo paradigma en el diseño de los Sistemas de Información.

Esta nueva modalidad de licenciamiento que ofrece de partida, y con un pago único, toda la funcionalidad de MS Dynamics NAV, plantea un escenario repleto de oportunidades y retos en el diseño de soluciones para los nuevos Sistemas de Información.

Antecedentes
La teoría clásica del Análisis Funcional establece como requisito previo para formular una solución a un modelo de negocio, la descomposición por niveles de proceso (Yourdon, HIPO de IBM,…) y la abstracción en elementos básicos en dichos niveles (funciones primitivas o de ultimo nivel), es decir, obtener el “qué” hace el proceso, estableciendo que pueden existir múltiples “cómo” o formas de resolver el mismo.
El objetivo ha sido siempre aislar inicialmente esta abstracción previa para decidir, posteriormente, una de las soluciones pre-existentes (en forma de productos) o bien el diseño más valido (uno de los “cómo”) para el desarrollo o adaptación posterior (1).

Situación actual
Hasta la fecha el condicionante de coste de licenciamiento del producto, en forma de gránulos, objetos, etc., ha supuesto que en el diseño de los nuevos Sistemas de Información no se considerara toda la funcionalidad del mismo como un repositorio de soluciones reutilizables total o parcialmente. Este cambio comercial del modo de licenciar va a provocar una repercusión técnica de alcance en el diseño de las nuevas soluciones, no sólo en la concepción de las nuevas implantaciones, sino también en los procesos de migración de versiones anteriores que con toda seguridad se van a resolver exclusivamente por reingeniería de procesos.
En la medida en que esta nueva situación se asimile, y los responsables de consultoría- con un conocimiento profundo del producto- conciban el mismo como un conjunto de transacciones de negocio especializadas e interrelacionadas, se avanzará con toda seguridad a un nuevo marco de resolución de los procesos de negocio, basado más en analogías previas(2) ,y fácilmente identificables, del modelo transaccional a resolver versus el producto.

En este escenario dejan de tener sentido las complejas (y costosas) tareas previas de abstracción e identificación de subprocesos de las herramientas actuales de consultoría (3), que pretenden un inventario de la totalidad de requerimientos en una fase previa y única, las nuevas herramientas deben estar adaptadas a esta nueva situación y, en consecuencia, ser menos costosas y más ágiles.
Cuando se avance en este aspecto del diseño de soluciones que reutilizan los módulos estándar (por supuesto, respetando al mismo tiempo el posible uso convencional de la funcionalidad reutilizada), se habrá conseguido un objetivo doble; un menor número de desarrollos y/o adaptaciones y la mayor fiabilidad de un proceso ya conocido y probado.
En definitiva, el consultor en este nuevo marco debe ser capaz de imaginar la aplicación como un conjunto de múltiples “qué” o abstracciones de modelos de proceso que finalmente están representados por un “cómo” de un área funcional concreta del producto (4). Esta debería ser una de las estrategias más importantes de los departamentos de consultoría a corto y medio plazo aplicado, no sólo a las nuevas implantaciones, sino que las soluciones verticales a corto y medio plazo, aplicándolo no sólo a las nuevas implantaciones.
Finalmente, esta nueva concepción de MS Dynamics NAV como un repositorio de grupos de soluciones funcionales elegibles -que ya están desarrolladas, documentadas, probadas y que no tienen coste inicial, ni siquiera de objetos- plantea un nuevo escenario. Las tareas de preventa y las posteriores de análisis y documentación técnica, que van a estar orientadas hacia la analogía (5), y configurar un nuevo escenario para el diseño de soluciones basadas en Microsoft Dynamics NAV.

Autor: Juan Francisco de Ramón Calatrava,  Gerente de cuentas de Aitana Valencia.

NOTAS

(1) Relación de procesos y subprocesos de negocio de la metodología Sure Step ® de Microsoft.
(2) Un ejemplo simple de este tipo podría ser el de una aplicación de taller mecánico interno para una compañía de transporte desarrollado, en su día a medida, que cargará los costes de materiales y mano de obra a vehículos. Si fuera un nuevo cliente de Ms Dynamics NAV, la Gestión de Servicios estándar sería un buen “template” o modelo para generar y despachar ordenes de mantenimiento preventivo y correctivo a vehículos (que serían un producto – servicio y requeriría una mínima adaptación para incluir el parámetro de kilometraje…). Además, en el caso de una migración aportaría con toda seguridad más funcionalidad que la mayoría de desarrollos a medida efectuados, especialmente en el área de planificación y asignación de recursos a las órdenes de trabajo preventivas y correctivas.
(3) Las nuevas herramientas deben considerar el prototipo por áreas, y la exclusión directa de los requerimientos de usuario final, como los informes que pueden obtenerse directamente con técnicas de B.I. De este modo, existirá una segmentación inicial de los subprocesos, o requerimientos, claramente orientados a la transacción y a aquellos subprocesos que la crean o alteran. Las herramientas clásicas de análisis no son válidas por lentas, excesivas y costosas en esta situación.
(4) Por ejemplo considerar que un proyecto en Ms Dynamics NAV es en esencia un repositorio de movimientos de gastos e ingresos, previstos- o no- que puede llegar a servir para controlar expedientes administrativos de un grupo de compras gastos y ventas a medio o largo plazo. Será válido para una compañía de transportes u, otra tan diferente, como una de Trading .
(5) Lo que a buen seguro dificultará la reinvención periódica de la rueda.

Deja un comentario