5 consejos para una buena implementación del CRM

Aitana Soluciones ERP y CRM CRM Leave a Comment

Una herramienta puede ser muy útil para aligerar el trabajo, pero debemos conocerla bien y saber utilizarla. Lo mismo pasa con los programas de gestión empresarial, nos optimizarán el tiempo si sabemos darle un uso adecuado y no perdemos tiempo en «descubrir» su manejo. En la solución CRM es aconsejable tener en cuenta el control del proyecto  y su actualización constante, además de que todo aquel que vaya a utilizarlo, tenga unos mínimos conocimientos. Es cierto que al usuario común de Office le resultará muy familiar el CRM. Verá interfaces parecidas, y muchas acciones las hará casi de forma automática, pero también es cierto que una pequeña inversión en formación puede dar una sólida base para una mejor y más rápida interiorización del CRM y todas sus funcionalidades. Veamos unos simples consejos para que este aprendizaje se haga de forma natural y sencilla;

  • No es necesario saberlo todo. No hace falta enseñar hasta el último detalle del CRM, sino que hay que dar unos sólidos cimientos que poco a poco se ampliarán con la práctica del propio usuario. Tampoco hay que hacer jornadas maratonianas de formación, eso sólo servirá para que conforme pasen las horas, el trabajador pierda concentración.formación CRM
  • Adecuarlo a la visión comercial. Muchos comerciales le quitarán importancia a esta herramienta, basándose en que no es una pieza fundamental para su trabajo, cosa que no es cierta. Se tiene que hacer ver que gracias al CRM, la empresa trabajará mejor como un todo y se facilitará tanto la tarea de comerciales, como la del resto del equipo.
  • Planning temporal de implementación. Una vez finalizada la formación, el programa tiene que estar listo para usarse. De nada sirve formar a un grupo si hasta pasado un tiempo no empiezan a utilizar el CRM.
  • Prácticas previas. Hacer una formación teórica de cuáles son las ventajas y objetivos de una solución está bien, pero siempre se tiene que cumplimentar con una parte práctica. Lo más sencillo y efectivo es proyectar la pantalla del formador y dotar a los asistentes de un programa de prueba para que puedan ir practicando al mismo tiempo.
  • Seguimiento. Para dar confianza a los trabajadores lo mejor es darles un referente donde poder consultar cuando tengan dudas en el día a día. Además, si fuera posible es muy positivo hacer una sesión de seguimiento un tiempo después de acabar la formación, para poder ver donde se tienen más dudas y resolverlas conjuntamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *