¿Estoy en crisis? Cómo mi software de gestión debe ayudarme

Luis de Bona ERP Leave a Comment

Si estoy en crisis es porque vendo poco, cobro mal o gasto mucho. ¿En qué me puede ayudar mi software de gestión?

Si vendo poco

No voy a entrar en temas estratégicos como cambiar o mejorar nuestros productos o servicios, o de nuevas estrategias de mercado a realizar, ya que en eso el software de gestión poco puede ayudar y, además, no es algo inmediato. Mi objetivo es ver cómo podemos aguantar la crisis con lo que tenemos en base a la ayuda que nos pueda dar el software de gestión:

–          En mis clientes (fundamentales en épocas de crisis). Vendo poco por diferentes motivos:

  1. Mis clientes están también en crisis
  2. Mis clientes se han buscado alternativas que les mejoran costes y/o servicios

Tengo que hablar con ellos. Comencemos por los “A”: pero primero analicemos la información que tenemos de ellos (lo que nos compran y su evolución en el tiempo, comparativas con los mismos periodos de años anteriores, cómo nos pagan, los intercambios de información que hayamos tenido con ellos (conversaciones, correos, reclamaciones de calidad, reclamaciones por retrasos, etc.) porque disponemos de estos datos, ¿no? ¿O es que podemos sobrevivir en el mercado sin conocer a fondo la relación con nuestros clientes, que son quienes nos pagan la nómina cada mes?

Con esta información, con lo que sepamos de cómo está su mercado y con lo que hayamos hablado con ellos, obtengamos conclusiones y dispongamos un plan de acción.

–          No consigo nuevos clientes. Los motivos pueden ser varios, pero quizás el principal es que las formas de comprar de la gente y, por tanto, de las empresas, han cambiado. Es un tema tan crucial que le dedicaremos un monográfico.

Si cobro mal

Si estamos teniendo retrasos en los cobros a pesar de que esté aumentando la cartera de clientes, dados los problemas de financiación o de costes que hay con los bancos, más vale que sepamos sus causas y dispongamos una férrea política de seguimiento, pues podemos abocarnos a cerrar la empresa teniendo una magnífica cuenta de explotación.

 

Si gasto mucho

Los ingresos no sólo dependen de nosotros pero los gastos sí. Por lo tanto, cuando tengamos clara la media de ingresos real, ajustemos los gastos a su nivel indispensable. Por supuesto, de entrada, suprimamos todos aquellos gastos que no aporten nada a los ingresos. Después trabajemos los gastos necesarios para reducirlos.

Si disponemos de un buen software de gestión que nos aporta el detalle de todo lo que gastamos en cada centro de coste, si sabemos los que nos cuesta el producto o el servicio, podremos aplicar políticas de reducción que nos haga más competitivos. La solución es disponer de un software que nos permita imputar cada gasto a su origen o naturaleza y luego extraer esa información para tomar decisiones.

Con un volumen de negocio muy pequeño, todas estas informaciones podemos intuirlas pero cuando el negocio es mediano o grande ello se hace imposible. Una empresa grande viene de haber sido una empresa pequeña, que empezó con poco método y mucha ilusión. Ahora esa falta de método se vuelve contra nosotros, nos llena el bosque de árboles y no nos deja verlo.

Está claro que un buen software sin un buen procedimiento de gestión sirve de poco, pero lo contrario también es cierto.

Por tanto, hay que hacer las dos cosas a la vez: aprovechemos la implantación para redefinir los procesos, la información que necesitamos para tomar decisiones y los gastos por naturalezas.

Los primeros planteamientos seguro que no son los perfectos pero es que el negocio de una empresa no es una ecuación matemática: depende del mercado, de los usuarios y de la Dirección. Deberemos ir haciendo correcciones que nos vayan acercando al resultado óptimo.

Para más información : ¿Por qué Microsoft Dynamics NAV?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *