Carlos Beato, director de proyecto de Aitana: “Mi reto en Aitana es crecer como empresa, como equipo y como persona”

Carlos Beato: “Mi reto en Aitana es crecer como empresa, como equipo y como persona”

Aitana Soluciones ERP y CRM Aitana Leave a Comment

En 2001 terminó la ingeniería técnica en informática de gestión que estaba cursando en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y al poco tiempo conoció el mundo de Navision (Dynamics NAV). Tras 16 años sigue teniendo la misma ilusión que el primer día, pero con más responsabilidades. Hoy, entrevistamos a uno de los últimos fichajes de Aitana, a uno de los nuevos directores de Proyectos de la compañía. Hoy entrevistamos a Carlos Beato.

Comencemos, Carlos, conociendo cómo fueron tus inicios en este sector y cuál ha sido tu evolución. ¿Cuándo descubriste por primera vez el mundo de NAV?

Conocí lo que ahora es Dynamics NAV casi al principio de mi carrera profesional. Al poco de estar en mi primera empresa, me dieron la oportunidad de trabajar como programador de Navision para un partner importante. Allí estuve como Técnico de Financials, incluso ofrecía mantenimiento a algún cliente en versión Caracter. Seguro que muchos de mis compañeros recuerdan esta versión -señala-.

Desde este primer momento ya han pasado 16 años y en este tiempo he ocupado distintos roles y perfiles, lo que me ha permitido tener una visión general de los proyectos y de la importancia del equipo.

Antes de convertirme en director de Proyecto fui coordinador técnico y me encargué de coordinar distintos proyectos, asignar tareas técnicas, perfiles, plazos, y lógicamente ejecuté proyectos y empecé a tener un primer contacto con los clientes.

¿Cuándo sabes o eres consciente de que NAV es tu mundo?

Casi desde el principio. Vi que se trata de una solución muy potente funcional y tecnológicamente, y me sedujo el nivel de los proyectos, los clientes, las grandes opciones de crecimiento y aprendizaje…

Cada proyecto y cada cliente es un mundo, lo que te permite estar en constantemente formación.

 

Vi, además, que era una solución por la que tenía que apostar profesionalmente. Era una oportunidad.

Esta es la segunda vez que estás en Aitana. Entonces podemos decir que has vuelto a la que fue tu casa. ¿Qué te ha motivado a volver?

El equipo y la empresa. El director adjunto de Aitana, Ignacio Centelles, me llamó para ofrecerme la oportunidad de volver a embarcarme en este proyecto llamado Aitana. Me contó la evolución y el crecimiento que la empresa había alcanzado en los últimos años, las numerosas e importantes incorporaciones que han reforzado el buen equipo de profesionales que ya había y me habló del plan de expansión previsto para los próximos años. Aitana, como todo el mundo sabe, es una empresa consolidada en el sector con más de treinta años como referente. Además, me ofrecieron la posibilidad de ser una pieza importante dentro de este proyecto… ¿Cómo podía rechazar este ofrecimiento? No lo hice y aquí estoy de nuevo con muchas ganas de aportar mi granito de arena.

Y cuál es el cargo que vas a ocupar en la empresa y cuáles van a ser tus funciones.

Voy a ser uno de los nuevos directores de proyectos de Aitana y me voy a encargar de coordinar con el responsable del cliente el cumplimiento del contrato, tanto a nivel técnico y funcional como en presupuesto y plazos. Entre mis funciones también se encuentran la planificación del proyecto, la asignación de recursos por perfil y por plazos, la toma de decisiones a nivel funcional/técnico, el reporte a la dirección técnica de la unidad del cumplimiento de los objetivos del proyecto y el análisis de requisitos funcionales, adaptación de los procesos de negocio de la empresa al ERP y formación a usuarios finales.

La metodología de implantación de los proyectos es lo que nos va a asegurar el éxito del proyecto.

 

Y además de todas las funciones propias del director de Proyectos, también voy a realizar tareas propias de consultor funcional. ¿Cuáles son esas funciones? Análisis de requerimientos, adaptación de los procesos de negocio de la empresa al ERP, formación, arranque, carga de maestros… todo lo que sea necesario a nivel de consultoría.

Además, uno de los aspectos que me gustaría potenciar es la labor de preventa. En Aitana los comerciales tienen conocimiento de las diferentes soluciones y esta faceta, que otros partners no aplican, hay que continuar potenciándola.

Son muchas y muy variadas las características que se utilizan a la hora de definir a un director de Proyectos. Pero ¿qué características debe tener un Project Manager para convertirse en un verdadero líder?

En primer lugar, creo que debe ser organizativo, debe tener claro el proyecto, y para ello, además de tener un conocimiento profundo sobre la empresa y el sector, debe saber asignar en cada fase del proyecto los recursos que sean necesarios para no solo planificarlo, sino también tener todo bajo control y buena capacidad de reacción ante posibles imprevistos o contratiempos.

También creo que un buen director de Proyectos debe ser un buen comunicador y debe saber transmitir de manera acertada sus ideas al resto del equipo. Si no eres capaz de hacer comprender el mensaje de forma clara, entonces el mensaje dejará de tener sentido y nadie de tu equipo te seguirá.

Un buen director de Proyectos tiene que conseguir que todo el equipo reme en la misma dirección.

 

Por su puesto, un líder también tiene que ser resolutivo, es decir, debe poner solución a los problemas que vayan surgiendo y debe hacerlo de manera inmediata y efectiva. Además, debe tomar decisiones, ser valiente y no esconderse ante las posibles consecuencias.

Otra de las características importantes es que sea creativo. Y es que todo liderazgo debe rebosar creatividad para proponer soluciones innovadoras. El líder tiene que ser atrevido y poder ver situaciones desde nuevas perspectivas. Un líder creativo es capaz de fomentar ideas novedosas y enfrentarse a los riesgos que estas puedan generar.

Y, por último, creo que un buen líder debe ser un buen negociador, ya que trata con clientes, empleados, proveedores, etc. y, ante todo, debe ser honesto. Si el equipo de trabajo sabe que el líder no les va a dejar tirados en mitad del camino, el equipo de trabajo nunca dejará al líder en mitad del camino y tendrá su confianza ganada.

Supongo que, con toda tu experiencia profesional, son muchos los proyectos a los que te has enfrentado. ¿En cuál te has especializado?Carlos Beato, director de proyecto de Aitana: “Mi reto en Aitana es crecer como empresa, como equipo y como persona”

En estos más de 16 años que llevo trabajando con Dynamics NAV, he participado y dirigido muchos y diversos
proyectos de distintos sectores. Por la experiencia y por los distintos verticales con los que he trabajado podríamos decir que estaría especializado en aquellas empresas que gestionan proyectos. Estamos hablando de constructoras, ingenierías, consultoras, institutos tecnológicos…

Sin embargo, también he trabajado con empresas de otros sectores, tanto en la parte de almacenes como de producción y servicios. Por lo tanto, esta amalgama de proyectos me ha permitido conocer y aprender la globalidad de la solución.

Y a la hora de enfrentarte a un nuevo proyecto. ¿Qué es lo más importante que tienes en cuenta?

La clave es saber captar el objetivo del proyecto, es decir, saber qué necesidades necesita cubrir nuestro cliente.

Si yo no soy capaz de escuchar a mi cliente, no voy a poder ofrecerle la solución que necesita.

 

Al final, Aitana es una empresa de servicios y el cliente siempre debe quedar satisfecho con el resultado del proyecto. Y, ¿cómo captamos las necesidades de nuestros clientes? Lo primero que hay que hacer es escuchar a nuestro cliente y que nos cuente cuál es su problema. A partir de ahí, y gracias a nuestra experiencia con implantaciones en distintos sectores, podríamos proponerle al cliente soluciones alternativas que le puedan resultar interesantes.

Por lo tanto, ¿la clave para conseguir el éxito de un proyecto es saber escuchar a nuestros clientes?

Ese es un factor muy importante, pero no creo que sea el único. En este sentido, hay que tener claro que cualquier proyecto requerirá un esfuerzo económico por parte del cliente. Y no solo eso. También un esfuerzo de recursos internos y de tiempo. Todo ello debe estar claramente justificado y todos los actores deben de tener muy claros los objetivos del proyecto.

Una vez ya se ha vendido el proyecto y se ha transmitido la meta a alcanzar, es muy importante delimitar claramente cuáles van a ser las figuras clave tanto por parte del cliente como por parte del implantador. Es decir, durante la evaluación, ejecución y operación debe existir responsables claros y que estén involucrados activamente durante todo el proyecto.

Un proyecto siempre es cosa de dos: el cliente y el implantador.

Cuando ya tenemos asignados los distintos responsables y tenemos claro qué es lo que necesita el cliente, viene lo que a mi parecer es una de las fases más importantes de un proyecto: las especificaciones funcionales. Así, se debe contar con requerimientos claros que especifiquen con el suficiente nivel de detalle cuáles serán los datos y procesos que el sistema debe administrar. La validación del DRP es el hito más importante del proyecto. ¿Por qué? Porque cualquier modificación del proyecto original va a ser mucho más difícil y costoso temporal y económicamente.

Además de los aspectos funcionales, los de arquitectura e infraestructura también son importantes para adquirir el equipamiento y planificar configuraciones. Por supuesto, otro de los factores que intervienen en el éxito de un proyecto es la metodología. Personalmente, siempre me he apoyado en la metodología SureStep de Microsoft, personalizándola y adaptándola según el tipo de proyecto.

La metodología es la forma de hacer tangible el avance de nuestro proyecto.

 

Otro aspecto importante, es mantener el equipo activo y vivo durante la ejecución del proyecto. Esto se suele conseguir marcando hitos intermedios hasta el arranque del proyecto.

Y, por último, también debemos saber acompañar al cliente en el proceso del cambio. Normalmente, un proyecto de implantación supone un esfuerzo importante del cliente. Gran parte del éxito del proyecto también será medido si las personas implicadas utilizan adecuadamente la nueva solución.

¿Cómo consideras que se encuentra la disciplina de dirección de Proyectos en la actualidad?

Creo que cada vez se va a profesionalizar más el rol de dirección de Proyectos. No todos los partners tienen clara esta figura y queda claro que Aitana apuesta por ella. En mi opinión, de forma acertada.

El director de Proyectos es una figura clave en el éxito de un proyecto. Haciendo un símil con la música, sería como el director de orquesta. Un músico puede tocar muy bien su instrumento, pero si no hay un director de orquesta que los dirija, no se logrará el éxito.

Desvélanos uno de tus principales retos en Aitana…

Creo que Aitana está creciendo mucho y mis objetivos van a ser: crecer y crecer. Crecer como empresa, como equipo y como persona. Y creo que Aitana me va a dar la oportunidad para conseguirlo.

 

Si quieres ponerte en contacto con nosotros puedes usar este formulario o llamarnos al 902 500 358:

Deja un comentario