Migracion-a-la-nube-con-Azure

Migración a la nube con Azure: Infraestructuras, bases de datos y aplicaciones

Aitana Soluciones ERP y CRM Cloud Leave a Comment

Es obvio que el cloud está a la orden del día. Cada vez son más las empresas que optan por implementar soluciones empresariales en la nube, pero ¿qué implica una migración a la nube? ¿Qué tipo de infraestructuras necesitamos? ¿Qué sucede con las bases de datos? En este sentido, Azure, la nube de Microsoft, cuenta con un sinfín de herramientas destinadas a acompañar a las empresas en su viaje hacia el cloud.

En este sentido, cuando las empresas piensan en un proceso de migración a la nube, suelen pensar en subir máquinas, subir servidores o a veces en subir solo aplicaciones.

En este artículo queremos explicarte que migrar al cloud es precisamente todo esto. Por tanto, hay que tener en cuenta, sobre todo, los siguientes aspectos: 

  • Assessment y migración de servidores
  • Migración de base de datos
  • Migración de aplicaciones web

Factores de migración a la nube de Azure

Antes de comentar a profundizar en cada uno de estos aspectos, es importante tener en cuenta que no existe un único factor para migrar al cloud. En realidad, son muchos los factores que pueden influir en esta decisión: falta de capacidad en el Data Center, seguridad, innovación…

Que-impulsa-la-migracion-a-la-nube

Aunque hay distintas maneras de migrar a la nube, muchas empresas únicamente piensan en la básica: el clásico rehost, que consiste en levantar los servidores del Data Center y ponerlos en la nube. Sin embargo, esta forma de migrar hace que, en muchas ocasiones, no se aproveche todas las capacidades que las empresas pueden tener a su alcance.

viaje-de-migracion-a-la-nube

 Para lograr contar con todas las ventajas, las empresas también pueden migrar a servicios PaaS, a bases de datos PaaS. Por ejemplo, con un pequeño refactor de la aplicación se podría utilizar una base de datos nativa de la nube, en vez de estar utilizando servidores.

Con un poco más de trabajo, lo que se conoce como rearchitect o rebuild, se puede empezar a utilizar servicios de la nube “puros”, teniendo una aplicación “cloud native”. 

Fases de un proceso de migración a Azure

1. Pre-migración

La primera fase de descubrimiento de las bases de datos que tiene la empresa es la de pre-migración. Lo normal es que exista un servidor de base de datos en el que convivan diferentes bases de datos, y que estos se correspondan con diversas aplicaciones.  En este caso, muchas veces, las personas que gestionan esas bases de datos no saben qué hay ni qué se está haciendo.

Así, quienes lideran esa iniciativa de modernización son los propios administradores de bases de datos, los DBA, y no el owner de la aplicación. Por tanto, lo interesante, en este sentido, es hacer un descubrimiento de todo lo que hay dentro de los servidores de bases de datos o de un sub set específico, ver qué bases de datos se tienen, hacer un assessment y establecer las que son más “fáciles” para empezar, qué cambios requieren cada una o, simplemente, estimar el tiempo que conllevan.

Una vez hemos realizado todos los cambios, ya sean de procedimientos almacenados, de funciones que ya no existen, de llamadas que ya no se hacen así, de tipos de datos que han cambiado… se realizaría la conversión.

2. Migración

Existen dos tipos de migraciones: las offline y las online. Las primeras son aquellas en las que durante la migración se para el servicio que ofrece la aplicación. A partir de este momento, se hace Backup, se restaura el Backup con los nuevos cambios y se arranca de nuevo la aplicación, apuntando a la nueva base de datos.

Con ello conseguimos que no entren nuevos datos, quedando desfasada la aplicación. Este podría ser el caso de aquellas aplicaciones que se utilizan en el entorno laboral, de lunes a viernes. En este ejemplo, se podría hacer la migración dejando la aplicación offline durante las 48 horas del fin de semana.

Por otra parte, las migraciones online son un tanto más complejas ya que no solamente hay que realizar ese Backup, sino que hay que conseguir que haya un proceso de sincronización. Esto es, que todos los datos nuevos que vayan entrando al origen de datos antiguo se vayan actualizando en el nuevo.

Finalmente, cuando ya se realiza el cambio de conexión a la nueva base de datos es lo que se conoce como Cutover.

3. Post-migración

Una vez que la aplicación ya está funcionando con esa nueva base de datos migrada, es cuando se pueden ir realizando modificaciones, optimizaciones… Normalmente, esta fase de post-migración se suele hacer durante el periodo de pruebas.

Azure Migrate

1. Assesment y migración de servidores

A la hora de empezar una migración, casi siempre lo más complicado es el assessment, es decir, la evaluación de la aplicación o la solución que las empresas quieren migrar, así como el software del que depende o a qué otros servidores llaman.

En este sentido, lo primero que ofrece Azure Migrate cuando despliegas el appliance es hacer un Discovery de todas las aplicaciones y un assessment. Así, esta solución te informará tanto de las dependencias o de lo que hay actualmente en el data center, como su compatibilidad con la nube y el coste esperado. Además, te detallará todas las modificaciones que tendrás que hacer para poder adaptar tu aplicación a la nube. 

Saber qué se tiene que migrar y cómo es casi más difícil que la propia migración.

Un problema frecuente es la existencia de stakeholders. Esto supone que, en muchas ocasiones, no se sabe ni con quién se debe contactar, ni quién está usando la aplicación, con qué conecta, etc.  

2. Migración de base de datos a la nube

Migrar una base de datos no es un asunto trivial. Mentiríamos si dijéramos que son tres clics. Sin embargo, las empresas tienen a su disposición diferentes herramientas que van a facilitar este proceso. Entonces, ¿por dónde empezar?

Cuando se tiene una base de datos, que puede ser común, en un SQL 2008 y se quiere migrar al mundo PaaS o al mundo IaaS o simplemente se quiere hacer un paso intermedio y migrar a un SQL 2019 para estar en un entorno soportado, Microsoft ha puesto a disposición de las empresas una pequeña guía: Azure Database Migration Guides.

En esta página, podemos seleccionar de dónde venimos y adónde queremos ir. Existen una gran cantidad de opciones de origen y debajo de cada una de ellas encontraremos la opción de destino.

3. Migración de aplicaciones web

En cuanto a las aplicaciones web, Azure Migrate permite a las empresas migrar a App Service, que es un servicio manejado en el que ya te despreocupas del servidor que hay por debajo y solo te preocupas por un código.

Como también hemos mencionado en otras partes de este artículo, existen muchas maneras de migrar una aplicación, porque hay que desplegar un código. En este sentido, lo que ofrece App Service Migration Assistant, que está integrado con Azure Migrate, es una evaluación completa de la aplicación incluyendo los problemas que puede tener.

Y hasta aquí, esta pequeña guía de migración a la nube con Azure. Si estás pensando en subirte al cloud, pero tienes dudas… ¡Ponte en contacto con nosotros y con nuestros expertos rellenando el formulario!


Deja un comentario