Aplicaciones móviles: La clave para impulsar las ventas

Aitana Soluciones ERP y CRM Retail Leave a Comment

No resulta tan sorprendente encontrar que cada vez más, los consumidores realizan compras impulsivas mientras pasan más tiempo en una tienda. La gran revelación concedida a los retailers, es que las aplicaciones móviles pueden ser el canal idóneo para conducir las compras que «no son planificadas» por sus clientes.

Un reciente estudio afirma que las decisiones impulsivas por parte de los consumidores forman parte del entorno en el que se encuentran. Se examinaron cerca de 400 clientes que llevaban escáneres de mano en dos tiendas de comestibles y los resultados fueron los siguientes:

Los compradores con presupuestos pequeños (menos de 60€) se comportaron en consonancia con la llamada «teoría de la auto-regulación»: una compra no planificada disminuye la probabilidad de que la próxima también lo sea.

Compradores de mediano presupuesto (entre 61€ y 100€) reflejan la «teoría cuing»: una compra no planificada aumenta la probabilidad de que la siguiente también lo sea pero solamente durante esta visita.

Los hallazgos sugieren que los minoristas podrían ofrecer sugerencias «no planificadas» durante el tiempo de visita en la tienda mediante la oferta de promociones y descuentos. El uso de APPS en dispositivos móviles podrían desencadenar las compras «no planificadas» y llevar a los retailers al éxito en sus ventas.

Fuente: http://www.retailwire.com/discussion/18427/are-mobile-apps-the-key-to-driving-in-store-impulse-sales

A través de las aplicaciones móviles, los minoristas pueden realizar seguimientos sobre las compras planificadas y no planificadas, y calcular la proximidad de las tiendas para dar a conocer a sus consumidores sugerencias especificas sobre productos o servicios de interés.

A menudo, los compradores tienden a ser muy receptivos en cuanto al ofrecimiento de ofertas y más, cuando se trata de forma imprevista, como por ejemplo, promocionar un cupón para un helado después de que un consumidor a comprado una caja de leche o un pack de yogures.

Sin embargo, Timoteo Gilbride, investigador de comercialización y mercadeo de la Universidad de Notre Dame, cree que los minoristas tendrán que decidir si quieren «jugar el juego» para después utilizar la información del comprador y la tecnología emergente para mejorar la experiencia de compra.

«Potencialmente, los consumidores podrían tener una relación con la tienda mientras permanecen en sus casas y bajo este concepto los minoristas tendrían que cuestionarse lo siguiente: ¿Qué puedo hacer para que la experiencia de compra de mis clientes sea mejor a largo plazo, en lugar de que lo sea en este único instante?«, dice el Prof. Gilbride.

Los retailers podrían ayudar a los consumidores a permanecer firmes con sus presupuestos de compra al mismo tiempo que van sugiriendo elementos no planificados para maximizar las ventas durante cualquier visita.

El profesor afirma que los negocios están tratando de construir relaciones más transaccionales que relacionales, y no se dan cuenta de que hoy día ya existen herramientas de fácil y práctico uso que suministran datos e información acerca del comportamiento de sus compradores.

Fuente: Retailwire.

Si deseas recibir más información no dudes en contactar con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudarte!  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.