Viaje digital. Una reflexión de Pedro de Castro

Pedro de Castro Aitana 0 Comments

Mucho hemos oído en los últimos meses sobre la necesidad de la transformación de las empresas y negocios. Sin embargo, a la hora de concretar la materia o indicadores a los que nos referimos cuando hablamos de tal transformación no vemos puntos de vista coincidentes, aunque todo vaya en la misma dirección.

En la tecnología siempre se ha opuesto el concepto “digital” al “analógico”. Estos son términos puramente técnicos que hablan sobre todo de la clasificación de las señales eléctricas y conceptos de representación de las mismas. Mientras que lo analógico se refiere a señales con forma de sinusoides, lo digital se refiere a pulsos continuos o discretos. Aventurándome mucho en la comparación y trasposición de dichos términos a lo que nos ocupa, podríamos decir que el universo digital correspondería a entornos automáticos versus el actual statu quo de entornos manuales. También de entornos conectados automáticamente en vez de entornos aislados y conectados manualmente.

Dos recientes informes añaden perspectivas al tema:

Bankia Indicex 2016: pretende mostrar las tendencias de digitalización de las empresas españolas y su grado de competitividad digital, con una especial atención a los autónomos y pymes, que son los que constituyen la mayor parte del tejido productivo de la economía nacional. Analiza el rendimiento de las áreas online que necesita un negocio. Del grado de acercamiento en los distintos sectores infiere la competitividad del tejido empresarial.

Su estudio se basa en la medición de los siguientes indicadores:

  • Posicionamiento SEO (medición de características de la web).
  • Movilidad (adecuación de la web a móviles).
  • Experiencia de usuario (interacciones web con usuarios – favicons, bots, migas de pan…)
  • Seguridad (advertencias legales/jurídicas de la web, protección antihackers, cumplimiento protección de datos…)
  • Marketing digital (campañas de adwords, catálogos virtuales, etc.)
  • Redes sociales (presencia bidireccional en redes sociales).
  • Comercio electrónico (compras y pagos a través de la web + plataformas y seguridad).
  • Analítica web (visitas a la web y su calidad y origen).

Indicex es, pues eso, un índice de cómo la empresa usa el entorno web y las redes sociales, pero no profundiza en aspectos del negocio en sí: los procesos de las empresas y el grado de interconexión de los mismos con clientes y empleados, la generación y el uso de las bases de datos y las características del trabajo online de la empresa y sus empleados.

Otro interesante informe es el de la CEOE, recientemente publicado: “Plan Digital 2020”. En dicho informe se aborda la digitalización como un fenómeno de cambio en el tiempo, de “viaje” que necesita de componentes relacionados con la educación, la cultura y la propia organización de la sociedad. Es un fenómeno irreversible que implica fuertes cambios económicos y sociales. Como en la mayoría de los informes sobre el cambio digital, no aborda una definición de las tecnologías, herramientas o aplicaciones digitales como tales, sino de cómo se entiende este viaje y los cambios que se esperan en relación a los diferentes agentes sociales, productivos y económicos.

Por ejemplo: aborda el sector digital como el de la telcos, que deben soportar conectividades ultra-rápidas que conduzcan a la “Sociedad del Gigabit”. En otros sectores abunda en áreas presupuestarias clásicas tales como incremento del gasto en I+D+i, o la generación e implantación de ciudades inteligentes, o una administración 100% electrónica antes del 2018. Así, en Industria, existe el proyecto “Industria Conectada 4.0”, que supone aparte de los incrementos de conectividad derivados de la evolución de los anchos debanda, el uso específico de las nuevas herramientas (software) de gestión para la industria.

En resumen, este informe describe el viaje digital con cuadro de condiciones de contorno muy interesante en el que se puede ver la descripción que hace en cuanto a la identificación de:

  • Facilitadores: Banda ancha – Cloud – Internet de las cosas – Big data – Robots – Drones –impresoras 3D – Inteligencia Artificial y Computación Cognitiva – Servicios de ubicación.
  • Inhibidores: Resistencia al cambio – Cultura – Seguridad Digital – Talento y capacitación – Soluciones históricas – Agilidad – Canibalización – Regulación.
  • Diferenciadores: Procesos – Puntos de contacto – Eficiencia – Tecnología – Innovación –Organización – Información.

Como vemos, el informe Plan Digital de la CEOE, aborda lo digital como un viaje de la sociedad entera, de largo plazo y con transformación integral de la misma y sus componentes (empresas, instituciones y personas) siendo la banda ancha el aglutinador imprescindible.

En una muy reciente presentación de Microsoft a sus clientes (Microsoft Business Forward), Microsoft explicó su versión del viaje digital. Para entender su punto de vista, que lógicamente pasa ya más al terreno de los detalles, incluiré unos pictogramas sacados de dicha reunión.

El viaje secuencial de Microsoft comienza por la existencia de una infraestructura de datos, relaciones y aplicaciones conectadas mediante la suite tecnológica Dynamics365. Esto quiere decir que la existencia de dicha suite es algo a perseguir si se quiere estar alineado con el viaje propuesto. Se puede empezar por cualquier parte, pero se debe ir conectando TODO poco a poco. El TODO se refiere al siguiente pictograma sinfín:

Viaje digital. Una reflexión de Pedro de Castro

 

Asumamos, por ejemplo, la siguiente situación dentro de Dynamics365 en un cliente:

Viaje digital. Una reflexión de Pedro de Castro

En este caso tenemos los elementos típicos de un distribuidor sin fabricación (para no complicar el flowchart). La primera labor es tenerlos conectados en la nube con Dynamics 365.

Al añadir Office365, la productividad aumenta, pero el grado de complicación y, por tanto, necesidades de datos también, y esto solo será eficiente en un sistema 100% online en la nube (Azure en el caso Microsoft).

Viaje digital. Una reflexión de Pedro de Castro

Si damos un paso más, con Linkedin + Sales navigator tenemos interconexión total de personas y, por tanto, contactos, relaciones, CVs, Jobs, skills, talentos, etc…

Viaje digital. Una reflexión de Pedro de Castro

Lo anterior supone que los antiguos conceptos de CRM y ERP están integrados en módulos funcionales correspondientes desde el principio del viaje, o en algún momento se han ido añadiendo.

Es importante pararnos a reflexionar aquí un momento. Esto significa mucho. Significa que hacer el viaje supone ir a sistemas comunes, soluciones estándar, y se pierde la unicidad que puede existir al inicio del viaje. La unicidad vendrá después pero el “core transformation” implica renunciar a la unicidad en aras a incrementos brutales de eficiencia y rapidez. Es mucho más importante, por ejemplo, que todos los comerciales usen su móvil como único elemento de trabajo, que algunas características estéticas de las marcas, aunque esto, como digo, se puede incorporar a posteriori.

Una vez implementado el viaje en modo estándar y habiendo capacitado los incrementos de eficiencias en un orden de magnitud (de esto hablamos), ¿cómo se logra la diferenciación sin necesidad de alterar dicha eficiencia?  Fácil: diseñando o importando soluciones de partners, cuya adecuación al nuevo modelo tecnológico, sea vía apps o extensiones. Esto permitirá la unicidad que tenía en los niveles de eficiencia del pasado y a la que había tenido que renunciar temporalmente durante fragmentos de mi viaje digital.

Si ahora representamos el conjunto total , tenemos completo el pictograma y analizando cada color vemos cómo se ha ido implementando el “viaje”:

Viaje digital. Una reflexión de Pedro de Castro

Claro, cabe también la pregunta de para qué quiero iniciar este viaje si ya estoy bien y funciono bien como estoy. Bueno, recordemos la anécdota de los primeros móviles analógicos. Fue una buena tecnología sin duda… pero hace mucho que no está.

Es verdad que la solución no tiene porqué ser toda Microsoft, y hay que estudiar sus componentes, aunque sin duda es la más integrada y con más funcionalidad conectada. Otras soluciones, por ejemplo, en el caso de ERP con SAGE X3 o de CRM con Sugar pueden ser adecuadas a poblaciones de determinadas de empresas, y el viaje digital deberá tener en cuenta y conjugar dichas circunstancias.

Los ISVs en general, tanto por manejar necesidades locales como por complementar la oferta de funcionalidad final, van a pasar a un plano de relevancia como nunca han tenido. Muchos partners de Microsoft sin duda irán adecuándose a ser ISV’s en vez de VAR’s. En realidad, serán integradores con valor añadido, manejando las tecnologías de datos en la nube, de conectividad, de capacidad de generación de apps o extensiones. Es un reto de supervivencia que muchos partners deberán tomar mimetizándose con sus clientes en el viaje, a la vez que efectuando el suyo propio.

Un punto habría que añadir. La capacidad instalada en los megaCPDs es enorme y también lo es la inversión hecha (Microsoft Amazon, Google…). Lo tienen que llenar sí o sí para amortizarla, y no tenemos más remedio que hacerlo todos o no quedaremos con nuestro “móvil analógico” fuera de juego y a medio plazo sin alternativa de todas formas. Desde el lado de la productividad y la eficiencia, la oportunidad es enorme y sin duda justifica el nombre de “cuarta revolución industrial”.

A nivel personal debemos ser receptivos a la adquisición de nuevos o múltiples skills que antes no eran necesarios en un mundo no conectado. Por ejemplo, en el diseño y optimización de un proceso de fabricación, a los conocimientos propios del sector hay que añadir disciplinas y materias tales como:  el diseño y la creación de dispositivos loT, configuración de planta conectada (SCADA, MES), procesos adaptativos de AI en máquinas, manejo de enormes cantidades de datos (procesos de Big Data), realidad virtual y simulación, robótica conectada, etc.

Siemens acaba de anunciar un plan de restructuración en el viaje a la digitalización que supone la eliminación de 3.000 empleos tradicionales en su división de tecnología y la creación de 9.000 en áreas del universo digital, tales como la ciber-seguridad o la expansión de plataformas para el análisis de datos. Veremos más y más anuncios en torno a estos cambios.

Me permito definirlo como el viaje del cambio de orden de magnitud. Si hoy, por ejemplo, se hacen previsiones del negocio a un mes vista, se deben hacer a seis meses o un año y con la misma fiabilidad. Si se tarda una semana en responder a una petición de oferta, el nuevo plazo debe ser de menos de un día. La información de pérdidas y ganancias será un indicador online de dirección, así como factores de producción como existencias, mermas, etc. Las respuestas a problemas cambiaran a alertas preventivas, con emisión automática de acciones e información a las personas relevantes, etc. El sentido de “leap frog vision” debe estar más y más presente, algo así como Rolls Royce, que ha pasado de vender motores de avión a vender el servicio que representan.

Todo un reto, inapelable, inevitable, aprovechable.

Pedro de Castro

 

Si quieres ponerte en contacto con nosotros puedes usar este formulario o llamarnos al 902 500 358:

Deja un comentario