Pasado, presente y futuro de los ERPs

Pasado, presente y futuro de los ERPs

Aitana Soluciones ERP y CRM ERP 1 Comment

Parece que hace mucho tiempo que las empresas, grandes, medianas o pequeñas, trabajaban con unos sistemas de gestión totalmente manuales, sin estandarizar y difusos. Pero, realmente, no hace tanto tiempo que hemos integrado los ERPs a nuestro método de trabajo.

Como en casi todas las cosas en esta vida, para comprender el futuro de estos grandes sistemas, lo ideal es comprender el origen.

Estos sistemas de información se iniciaron en los 70s y estaban destinados a controlar o dirigir la gestión del inventario.  En los siguientes años, con la aparición de los mainframes, se empezaron a mejorar los procesos empresariales con la ayuda de estos sistemas informáticos de gran capacidad. Entre estas mejoras, se incluyó la posibilidad de usar el sistema para toma de decisiones y el control de actividades relacionadas con la distribución.

¿Por qué aparece el ERP?

La verdadera aparición del ERP (Enterprise Resource Planning) se dio ante la necesidad de coordinar diferentes procesos y realizar conexiones entre varios departamentos de una misma empresa.

En el nacimiento de este nuevo sistema, ya se incluía, aunque en versiones muy básicas, el control de distribución, fabricación, módulo de RRHH, organización proyectos, gestión de inventarios y contabilidad.  Esta innovadora integración de varios procesos en un mismo sistema, ofrecía y sigue ofreciendo a las personas encargadas de gestionar una empresa una visión completa. Sin duda, lo que ha favorecido la lectura y el análisis de la información.

Presente

El límite a estos primeros sistemas era no poder disponer de un ordenador con suficiente potencia. Dicho problema empezó a resolverse durante los 80s con los primeros PCs potentes.

Gracias al crecimiento de la potencia de los equipos, junto a la aparición de la nube, ha provocado que, en la actualidad, exista un exponencial crecimiento de los ERPs. Se han hecho indispensables en cualquier proceso de la empresa y para cualquier persona de la compañía que tenga que tomar una decisión.

El ERP es la columna vertebral de los negocios y nos tiene que ayudar a situar a nuestra empresa como líder dentro del mercado

Los costes económicos de la implantación cada vez son inferiores, ya que la implantación cada vez es más sencilla. Además, estos sistemas cuentan con diferentes módulos (alternativos o específicos) que pueden ser añadidos a medida que se necesiten sin tener que pagar por algo que no se utilice.

Futuro

Gracias a un ERP que nos ofrezca actualizaciones y esté vivo, estaremos constantemente adaptados a la actualidad, incluyendo cualquier nuevo cambio que se produzca.

Las personas dedicadas a los ERPs tenemos que ayudar a conseguir los objetivos principales de las empresas en las que se encuentran implantados. Los ERPs ya son las columnas vertebrales de las compañías, pero ahora tienen que orientarse a la plena satisfacción de los clientes y, en consecuencia, ampliar las oportunidades de ventas de las mismas hacia sus clientes y nuevos clientes.

Para lograr estos objetivos, hay que apoyarse en sistemas de gestión como los CRM (Customer Relationship Management) y los nuevos y potentes sistemas de análisis de negocios que permiten analizar datos, compartir información y tomar de decisiones más rápidas.

Los sistemas ERP que admiten clientes basados en web o importación de datos desde ella, están mejorando ampliamente, incluyendo también sistemas basados en e-commerce (B2B, B2C, C2C…)

Con todo ello se consigue una globalización del negocio, llegando a cualquier posible nuevo cliente y ofreciendo facilidades a los ya existentes. ¿Hablamos?

 

Comments 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *