Inteligencia de negocio

La inteligencia de negocio

Ricardo Baeza ERP Leave a Comment

La inteligencia de negocio y sus herramientas se han convertido en el instrumento principal de cualquier empresa para tener control de manera rápida y en tiempo real del estado de prácticamente cualquier rama que componga la empresa: contabilidad, finanzas, RRHH, contacto con clientes…

Hasta ahora, estos indicadores únicamente se basaban en simples KPI’s que representaban lo que entraba y lo que salía de la empresa y que resumían el resultado en una cantidad de euros. Gracias a herramientas como Power BI estos indicadores tienen la capacidad de ir mucho más allá y gracias también a la Base de Datos (BBDD) de Dynamics NAV, te pueden permitir monitorizar mucha más información y con un grado de control y optimización mucho más elevado.

Visuales personalizados

Con la utilización de visuales personalizados, somos capaces de crear un visual que represente la actividad de cualquier almacén por medio de mapas de calor, en función por ejemplo de las entradas y salidas de material en una determinada ubicación, cantidad de stock en el almacén, etc.

También podemos utilizar este tipo de herramientas para tener control de los recursos de nuestra empresa midiendo la dedicación real de nuestros empleados a un proyecto determinado en comparación con la dedicación prevista. Por lo general, ésta es una herramienta para representar cualquier tipo de análisis en el ámbito de la gestión de proyectos, teniendo la posibilidad de posteriormente presentar estos visuales al cliente como parte de la valoración, planificación o previsión de cómo se va a hacer el seguimiento y reparto de tareas de su proyecto.

Podríamos estar varios días mencionando todas las utilidades de una herramienta así, pasando por indicadores de rendimientos de sistemas informáticos, monitorización de control de acceso de edificios… medidas totalmente ajenas al ámbito económico empresarial, pero que indirectamente condicionan el rendimiento de la misma.

Los datos

Más allá de obtener el origen de datos de uno o de otro lado, la máxima es pensar en qué representar y cómo hacerlo más que en realmente representarlo. Estos datos deben ser limpios, claros y concretos, tienen servir para hacerte una idea rápida de la situación. La idea no es que se conviertan en un diagrama que tengas que pararte a revisar para saber qué es exactamente lo que quiere indicarnos. Por decirlo de alguna manera, si hemos hecho el diagrama de manera correcta, en 10 minutos con él, no haría falta un manual de uso.

Como consideración definitiva, hay mucha gente que esto no lo ve algo necesario o útil, solo lo ven como algo muy bonito, que entretiene, que se mueve cuando tocas aquí y allá… Esta consideración cambiaría si conocieran los números de las empresas que utilizan estos sistemas, hecho que no es muy difícil de comprender a sabiendas de que, en prácticamente cualquier sector empresarial, hay una competencia muy elevada. Esto hace que se tenga que tener un control total de cualquier indicador que te muestre si vas en la dirección que esperabas.

Ricardo Baeza
Técnico desarrollo

 

Si quieres ponerte en contacto con nosotros puedes usar este formulario o llamarnos al 902 500 358:

Deja un comentario