la-formacion-en-la-empresa-coste-o-inversion (1)

La formación en la empresa: ¿coste o inversión?

Laura Martínez Aitana Leave a Comment

Entre las diversas áreas que componen un departamento de Recursos Humanos, la formación y el desarrollo están tomando un papel clave y estratégico dentro de las organizaciones, siendo de vital importancia para conseguir las metas y objetivos propuestos por las empresas más significativas.

En el sector tecnológico donde nos encontramos, la innovación y los cambios son constantes, por tanto, más que nunca, la formación es una inversión a largo plazo para adaptarnos a las nuevas circunstancias del mercado y renovarnos.

¿Por qué es necesario formar a los empleados?

Cuando se piensa en formación para los empleados, la primera palabra en la que se piensa es “coste”. Sin embargo, pero la realidad es muy diferente, puesto que aportará numerosos beneficios tener un capital humano más cualificado.

Debemos considerar el conocimiento de los empleados como el mayor valor de la empresa, que nos ayudará a conseguir ser más productivos y sobrevivir a las constantes exigencias.

Los beneficios de la formación en la empresa

La falta de formación, sin embargo, puede incurrir en la pérdida de oportunidades de negocio y en otro tipo de costes adicionales por baja productividad, alta rotación de empleados, fuga de talentos, accidentes laborales, etc.

En cualquier caso, cuando una compañía decide desarrollar un plan formativo, debe tener en cuenta las siguientes preguntas:

  • ¿La formación recibida ayudará al empleado a crecer dentro de la organización?
  • ¿La formación impartida será beneficiosa para el desarrollo y el crecimiento de la empresa?

Desde la perspectiva de la empresa ya sabemos que las ventajas son muy significativas, pero, ¿cómo puede ayudar al trabajador recibir formación? Algunas ventajas son:

  • Aumentar la satisfacción, motivación y participación en la plantilla.
  • Ampliar conocimientos, destrezas y habilidades
  • Incrementar la seguridad en el empleo
  • Potenciar al trabajador para asumir responsabilidades, tomar decisiones eficientes y resolver problemas

«Sólo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan. No formarlos para que se queden

Henry Ford

En conclusión, si nos olvidamos del posible gasto inicial que podamos generar invirtiendo en formación, veremos que, a medio y a largo plazo, el esfuerzo se verá recompensando por ambas partes: empresa y empleado. Por un lado, conseguiremos perfeccionar las fortalezas específicas de cada trabajador, y tendremos equipos de trabajo ágiles y productivos. Por otro lado, veremos cubiertas nuestras futuras y cambiantes necesidades de cara al cliente y al mercado.

En Aitana, ya estamos trabajando en planes de carrera para formar a nuestros equipos y que los empleados puedan promocionar dentro de nuestro grupo empresarial. Y tú, ¿qué acciones estás llevando a cabo en tu organización?

laura-martinez-aitana (1)

Laura Martínez
Recursos Humanos

Consulta tus dudas sin compromiso
(o deja un comentario más abajo)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.