exito-de-un-proyecto-tecnologico

Factores clave en el éxito de un proyecto tecnológico

Josep Abante Aitana Leave a Comment

El éxito de un proyecto tecnológico en la empresa como base de crecimiento tiene tantas aristas que resulta difícil no herirse durante su ejecución y nos damos por satisfechos cuando en la finalización del proyecto solo ha habido heridos.

Cuando hablamos de un proyecto tecnológico para una empresa, nos referimos a proyectos estructurales como la implantación de un sistema de gestión ERP, un sistema de relación con terceros CRM, un sistema de digitalización de Gestión Documental DMS, un sistema de modelaje de procesos BPM, un sistema de análisis de datos BI, y tantas otras opciones que serán la base donde reposa el crecimiento silencioso de una empresa.

En este tipo de proyectos de suma importancia para las empresas, aunque no todos los directivos tienen interiorizada esta trascendencia, están sometidos a un sinfín de factores de riesgo que pondrán en peligro el éxito del mismo y, consecuentemente, el crecimiento de la compañía.

Sigue leyendo y conoce los principales riesgos que pueden hacer tambalear el éxito de un proyecto tecnológico.

Riesgos para el éxito de un proyecto tecnológico

1. Solución adecuada a la necesidad

El primer riesgo, aunque en este artículo lo voy a omitir, es el reconocimiento por parte de la dirección de la empresa de la necesidad a cubrir. Demos por sentado que desde dirección saben ponerle nombre (o siglas) a la necesidad detectada. Asumiendo esta premisa, el primer riesgo es comprar la solución adecuada.

Este primer riesgo se suele superar a través de la creación de comités de selección. Son comités que deberán ser multidisciplinares. Esto es, cada uno de los integrantes deberá exponer claramente cuáles son sus necesidades (departamentales) y de alguna forma tendrá la oportunidad de hacer “la carta a los reyes magos”.

Todo comité de selección debería estar presidido por el responsable final de la implantación de la solución. Esta persona debe poseer un conocimiento transversal de la compañía y reunir las peticiones departamentales junto con las opiniones post presentaciones de las diversas soluciones. De esta forma, debería estar capacitado para poder presentar a la dirección un máximo de tres opciones con sus propias valoraciones, criterios de selección, y solución favorita con sus pros y contras.

2. Documentación y metodología del proyecto

Una vez superada la selección, deberíamos de ser capaces de disponer de una “biblia” del proyecto que nos exponga dónde estamos y dónde vamos a llegar con la implantación de la solución. Además, deberemos contar con un plan de proyecto y su cronología. Disponer de documentación exhaustiva del proyecto junto con una metodología probada son las bases para el potencial éxito del proyecto.

Habiendo sido disciplinados y rigurosos en la selección y en disponer de una documentación seria y precisa dispondremos de las bases fundamentales para poder proceder con garantías de éxito en la implementación del proyecto tecnológico.

3. Gestión del cambio

¡¡¡¡Pero ojo!!!! Queda la parte más importante y que habitualmente no se trabaja y se da por resuelta sin haberla abordado habitualmente ni tan solo de soslayo. Me estoy refiriendo a la gestión del cambio.

La gestión del cambio es la parte más fundamental que influye más directamente en el éxito de la implementación de un proyecto tecnológico. De hecho, una mala solución con usuarios implicados saldrá adelante dando resultados positivos mientras que una muy buena solución con usuarios no implicados o mucho peor, con usuarios negativos con el proyecto, no llegará a buen puerto y lo más probable será el fracaso de la solución y consecuentemente un fracaso empresarial.

La gestión del cambio empieza por los altos cargos de la compañía, que deberán implicarse en el proyecto. No, no, no deberán interactuar con la solución si así no lo desean, pero si que deberán demostrar implicación, ilusión, convencimiento y deberán exigir a sus subordinados como mínimo la misma implicación que ellos muestran. Si desde los altos cargos de la compañía no se visualiza esta actitud positiva y de liderazgo hacia la solución seleccionada lo más probable será el fracaso del proyecto.

No solo los altos cargos deben implicarse, los cargos intermedios deberán estar realmente implicados con la solución seleccionada (que probablemente ellos mismo hayan seleccionado en el comité de selección). Además, deberán ser capaces de transmitir ilusión, liderazgo, implicación y voluntad de éxito a los usuarios finales para que estos últimos realmente se impliquen en el proyecto.

Los usuarios finales al final son la clave del éxito del proyecto pues serán ellos los testeadores, los validadores y los usuarios habituales de la solución por lo que sin su implicación en el proyecto éste seguro que será un fracaso.

Conclusiones

Para el éxito de los proyectos tecnológicos todos somos importantes, pero sólo hay un actor realmente imprescindible: el usuario final. Por este motivo desde nuestra compañía los escuchamos, los alentamos e intentamos mimarlos para que todo proyecto de Aitana sea realmente un éxito para la empresa y consecuentemente para nosotros.

¿Quieres que te ayudemos a seleccionar la solución idónea para tu transformación digital? ¿Quieres convertir tu proyecto tecnológico en un caso de éxito? Rellena el formulario y estaremos encantados de escucharte.

Josep-Abante-Aitana

Josep Abante
Account Manager


Deja un comentario