departamento-financiero-crea-valor

El Departamento Financiero crea valor a la compañía

Luis Manuel Abril Aitana Leave a Comment

Al Departamento Financiero se le ve, casi siempre, como un mal necesario dentro de las compañías. Tradicionalmente no se les percibe como un generador de valor para la organización y sí como un departamento que sólo genera gasto.

Otros departamentos, sin embargo, como Producción, Compras y, sobre todo, el Departamento Comercial, se perciben como las áreas estrella de las compañías. Y mientras estas ahorran costes e incrementan los ingresos, el Departamento Financiero ¿qué hace? Para los ojos de los otros, muchas veces, burocracia; y muchas otras, como un departamento fiscalizador que está todo el tiempo midiendo y valorando lo que hacen los demás. En honor a la verdad, hay que decir que esta percepción nos la hemos ganado nosotros mismos por no saber vendernos ante los demás.

En las próximas líneas voy a intentar esbozar algunas ideas para poder cambiar esa percepción. Además, mencionaré varios consejos para maximizar el valor que aportamos a la Compañía desde el Departamento Financiero, porque sí, el Departamento Financiero también genera valor.

Creadores de valor

1. Costes financieros

Existe un valor mensurable, que aparece en la Cuenta de Explotación y que, muchas veces, es por lo único que se nos valora. Se trata de los costes financieros. Reducir los intereses y comisiones que nos cargan las entidades financieras es uno de nuestros objetivos. Para conseguirlo hay que realizar una labor sorda, que muchas veces no se ve, pero que es fundamental para conseguirlo.

Se trata de proyectar una imagen de confianza y seriedad hacia nuestros proveedores financieros. Los datos que les facilitemos deben ser fiables y estar contrastados, no cocinemos datos que luego nos puedan dejar en evidencia. Pensemos que somos los embajadores de la Compañía en este aspecto. También se proyecta una imagen de seriedad exigiendo contrapartidas justas a la banca y poniendo en evidencia sus ineficiencias, que también las tienen.

2. Clientes internos

El Departamento Financiero también tiene clientes internos dentro de la Compañía. Debemos tener una mentalidad abierta, ser creativos, colaborar con el resto de los departamentos facilitándoles herramientas, que forman parte del ámbito financiero, pero que les pueden ayudar a ellos a desarrollar su labor. Por ejemplo, ofreciendo alternativas financieras a los clientes externos. Creando información con periodicidad que, de una forma lo más simple posible, facilite herramientas de control y gestión a nuestros compañeros. No nos tienen que ver como rivales, sino como amigos, que lo somos. Todos estamos en el mismo barco.

3. Procesos administrativos

Otro de los elementos que aportan valor a la Compañía y que cae dentro de nuestra área, es el de simplificar los procesos administrativos y hacerlos más eficientes. Para conseguirlo no debemos tener miedo a los cambios. Muchas veces los procesos funcionan, pero son ineficientes, y por el simple hecho de que funcionan, somos reticentes al cambio. Bajo mi punto de vista, esta es la labor más gratificante a nivel personal, porque exige la generación de sentimiento de equipo.

Hay que sumergir a nuestro equipo en la cultura de la mejora continua, porque ello va a llevar a su crecimiento profesional y personal. Los miembros del equipo son los que están al pie del cañón todos los días y ellos son los que mejor saben cómo se podrían hacer las cosas de forma más eficiente. Por eso, es necesario fomentar la participación de los miembros del equipo en esta tarea de hacer más eficientes los procesos administrativos, ya que la labor de cada uno es importante y tenemos que hacer que cada miembro de nuestro equipo sea consciente y responsable de ello.

Creo que es fundamental que nos volquemos en la tarea de proporcionarles las herramientas técnicas necesarias que les permitan desarrollar todo su potencial. No podemos permitir que caigan en el desánimo por no poder poner en marcha los proyectos que nos ayuden a conseguir los objetivos fijados. En algunos momentos nos tocará enfriar las expectativas y acomodarlas a la situación de la Compañía, pero no debemos permitir que la máquina se pare.

Este artículo no pretende ser una guía rigurosa de lo que se debe o no hacer. Simplemente son unas cuantas reflexiones que he querido compartir, para expresar en voz alta sensaciones y, en algunos casos, sentimientos que han ido creciendo en mí a lo largo de mis años de experiencia. Espero que a quién se haya tomado la molestia de leerlo, pertenezca o no a un Departamento Financiero, le haya incitado a reflexionar sobre el papel que juega, o debería jugar, el Departamento Financiero en la labor de generar valor a la Compañía.

Luis-abril-Aitana

Luis Manuel Abril
Director financiero


Deja un comentario