Transformación Digital y nuevas tecnologías reto para la PYME

Transformación digital y nuevas tecnologías, los retos de la Pyme

Santiago Chantada Aitana Leave a Comment

Hoy día está en boca de muchos el término “Transformación Digital”. Este se entendería como los cambios asociados a la aplicación de tecnologías digitales en todos los aspectos de la sociedad. Podríamos decir que es el efecto de la digitalización en la sociedad a nivel total y global.

Además, podríamos considerarla como una tercera fase (1 – competencia digital → 2 – uso digital → 3 – transformación digital) en la adopción de tecnologías digitales. A ello habría que sumar la mejora de la capacidad de uso y de aplicación que se logra a través de lo que podríamos llamar alfabetización digital.

Si llevamos este concepto al entorno empresarial, esta fase de transformación implicaría que el uso de herramientas y aplicaciones tecnológicas digitales. ¿El objetivo? Facilitar en las empresas nuevas formas de innovación y creatividad gracias a la cantidad de opciones actuales; más que solo mejorar y apoyar la forma en que operan las empresas tradicionalmente.

Si queremos ser más precisos, podemos decir que «la Transformación Digital» puede referirse al concepto básico de «eliminar el papel«. Sin embargo, su efecto y consecuencias aplica tanto a empresas de todos los tamaños, así como a segmentos enteros de la sociedad, al gobierno, a las comunicaciones globales, al arte, la medicina, y la ciencia.

La transformación digital en la Pyme

En la empresa la “Transformación Digital” parte de la implantación de herramientas aplicativas que tendrán un impacto interno en las transacciones y en la información generada por la empresa. Estaríamos hablando de aplicaciones como un ERP o un CRM, o con soluciones de inteligencia de negocios (BI) (Business Intelligence) para analizar la información generada por la operación hacia lo interno y lo externo. Esta sería la base de dicha transformación. Sin embargo, habría que extender la visión de la adopción de la tecnología en la empresa incluyendo aplicaciones como Big Data, IoT, Marketing Automation, entre tantas otras aplicaciones que la tecnología tiene disponible para apoyar los procesos de negocio.

Bajo esta premisa, estaríamos orientándonos hacia lo que la compañía Cisco Systems ha denominado “IoE” (Internet of Everything) el internet del todo. En el caso de una empresa, estaríamos hablando de la posibilidad de interconectar todos sus elementos y componentes (equipos, procesos, personas, interacciones, clientes, proveedores, etc.) aprovechando las capacidades que ofrece Internet.

Cuando nos aproximamos al sector Pyme, nos encontramos con que hay mucho interés en todos los temas relacionados a la tecnología aplicada al negocio. Por esta razón, se podría dar entrada al proceso de la llamada “Transformación Digital”. Sin embargo, ¿las Pymes han entendido el significado e importancia de este término para sus empresas?

Tendencias tecnológicas entre las Pymes

En este sentido, Gartner Group ha hecho una investigación “Top Technology Trends 2019” sobre las tendencias tecnológicas entre las Pymes en España para el 2020 – 2021 encontrando que:

  • El 67% orientaría sus inversiones en tecnología para mejorar su productividad.
  • El 47% se ve forzada a invertir en tecnología para mejorar su competitividad.
  • El 41% debe invertir porque su plataforma tecnológica (Hardware, Software, ERP, CRM…) se ha quedado obsoleta.

En este mismo estudio también se ha encontrado que, el 69% considera crucial para su negocio la seguridad de datos e información, el 74% considera que la tecnología para la gestión de Finanzas y contabilidad es la mas utilizada, y el 77% considera que estas mismas son las que tienen el impacto más significativo en la empresa. Por último, el 43% apenas tiene planeado inversiones en Marketing Digital. Esto es lo que está definiendo en estos momentos el proceso de transformación digital en este tipo de empresas.

Retos de la Pyme

Como podemos ver, para las Pymes, implantar un ERP es Transformación Digital. Para otras, lo es implantar un CRM o implantar un sistema contable o implantar herramientas de productividad colaborativas o simplemente tener un eCommerce. Sin embargo, todo esto son solo componentes de una estrategia empresarial dirigida a producir un cambio profundo en la gestión de la empresa y en cómo ésta se relaciona con el entorno con el cual debe interactuar, el entorno digital.

Lo cierto es que cada Pyme tiene realidades de diferente tipo y cada una enfocada de distinta manera en cuanto a prioridades, alcance e inversión. De hecho, cuando podemos conocer estas realidades, podemos saber las carencias que reducen la capacidad de muchas organizaciones para adoptar la “Transformación Digital”. Partimos de lo siguiente:

  • Las Pymes conocen muy bien el negocio que hacen, pero no tienen claridad de cuáles son sus procesos críticos.
  • Para cada Pyme su empresa es única, aunque haga lo mismo que otras. Así, les resulta difícil adoptar las llamadas buenas prácticas de negocio que vienen implícitas en las soluciones tecnológicas que buscan adoptar.
  • Les es difícil aceptar que, aunque se vengan haciendo las cosas de una misma manera y que hayan funcionado, la adopción de nuevas tecnologías les aporta la posibilidad de hacerlas de nuevas maneras y con más efectividad (innovación y creatividad).
  • La inversión requerida en tecnologías para el negocio que se necesita para acometer una estrategia de “Transformación Digital” es viable hoy día gracias a las posibilidades que ofrece el Cloud Computing. Sin embargo, hay que invertir en ellas.
  • Aún tienden a percibir la tecnología como un accesorio y no como una necesidad. Por lo tanto, no planifican las inversiones, que finalmente se realizan reactivamente haciendo más difícil la adopción de nuevas herramientas y la gestión del cambio.
  • Existe, por último, la tendencia a tener una visión simple de la complejidad que implica implementar cualquier solución tecnológica (ERP, CRM, Web Marketing, Document Capture, BI,…..)

Fases de la transformación digital de la Pyme

A partir de lo anterior, se debe tener en presente que, para que una Pyme tenga éxito en su estrategia de transformación digital, tiene que considerar plantearse objetivos de negocio que puedan contar con un soporte tecnológico para su consecución. Es importante que las áreas de TI se encuentren alineadas con la organización, sus objetivos y sus necesidades a corto y medio plazo.

También es primordial que la tecnología se acerque y se alinee con las actividades de la empresa. Se trata de un medio para poder acelerar y optimizar los procesos de negocio, optimizando los resultados tanto para IT como para el resto de la organización. Esto implica definir fases o etapas para incorporar las soluciones tecnológicas que tengan capacidad de evolucionar y crecer con la empresa.

transformacion-digital-pymes-procesos
Cloud Computing (Servidores para Sistemas de negocio) > Herramientas de Productividad > ERP (Ciclos comerciales/eCommerce/financieros/ > ERP (Ciclos productivos/logísticos) > ERP (B2B) CRM (Proceso comercial) > CRM (Ventas móviles) > CRM (Soporte al cliente) > CRM (Marketing Automation) > CRM (Interacción con RRSS) > BI > Acceso a Big Data > IoT (Gestión de dispositivos de planta, equipos, control de acceso,…) > IoE (Integración total).

De esta forma, la evolución hacia la “Transformación Digital” discurre por distintas soluciones y tecnologías aplicadas a los negocios. Al final del camino, estas logran hacer que la empresa haya digitizado, digitalizado y transformado digitalmente sus procesos, datos, interacciones internas y externas y, en definitiva, todo el negocio. Cuando la empresa haya adoptado todo esto y se logre transformar, entonces podremos decir que esta empresa se gestiona en el entorno digital. Así, habrá logrado la “Transformación Digital” y estará preparada para formar parte del Internet del Todo (IoE) y la integración global.

¿Preparadas para el entorno digital?

Pero, ¿están las Pymes preparadas para adoptar la transformación digital? La respuesta es “Sí”, aunque hay que recorrer un camino que implica ordenar y planificar los requerimientos actuales y futuros. Además, estos deben de estar alineados con los objetivos y prioridades de la empresa. Por otra parte, hay que programar la inversión bajo un enfoque evolutivo, que vaya agregando componentes de tecnología con componentes de estrategia de crecimiento y mejora del modelo de negocio. De esta manera, los beneficios y mejoras aportados, podrán proveer los fondos necesarios.

Sin embargo, no podemos dejar de mostrar preocupación por lo que aún indican las tendencias en España. De hecho, el orden y prioridades aún no muestran una estructura lógica en la adopción y orientación hacia la “Transformación Digital”. Esperemos que las actuales circunstancias provocadas por la llegada de la pandemia den un impulso definitivo hacia el camino adecuado.


Santiago Chantada
Account Manager


Deja un comentario