¿Por qué fracasan las empresas en sus proyectos de transformación digital?

¿Por qué fracasan las empresas en sus proyectos de transformación digital?

Raquel Campos Pico Aitana Leave a Comment

Los responsables de las empresas tienen cada vez más claro la importancia de iniciar procesos de transformación digital. Dar el salto a las nuevas tecnologías e incorporarlas en el día a día de la compañía resulta crucial, ya que es lo que les permite continuar siendo competitivas, seguir el ritmo del mercado o ajustarse a los cambios en consumo. Sobrevivir sin hacer ese proceso es prácticamente imposible, pero, a pesar de que los directivos lo tienen cada vez más presente, el fracaso en transformación digital está a la orden del día.

Las estadísticas lo han ido dejando claro. Un estudio de 2018 señalaba, por ejemplo, que en el retail y a nivel global el 90% de las empresas contaba con una estrategia definida en transformación digital, pero solo una minoría tenía muy claro qué ROI iba a lograr con ello. El 70% de los encuestados estaba en medio del proceso de cambio sin saber muy bien qué beneficios iba a lograr al final. Un 23% de los encuestados reconocía incluso que había perdido una media de 182.321 euros por proyectos digitales fallidos.

Las cosas no mejoran si el análisis se centra solo en España. Según los datos del último Índice de Economía y Sociedad Digital , que elabora la Comisión Europea, solo el 14% de las pymes españolas ha creado un plan de digitalización.

Los datos dejan claro que hay mucho camino por andar y que cuando se arranca un proyecto de digitalización no son pocas las empresas que acaban errando. Los directivos tienen sus propias teorías sobre qué crea fallos en la transformación digital.

Las claves del fracaso de la transformación digital

De entrada, el miedo al fracaso suele funcionar como un lastre. A eso se suma que los equipos no suelen estar preparados para la transformación digital y no tienen los conocimientos y habilidades necesarias y que, en ocasiones, los directivos se ciegan con la última tendencia de moda y olvidan crear antes de lanzarse a su conquista unos sólidos pilares.

A todo ello hay que sumar la propia plantilla de la empresa: un estudio de la consultora BTS señalaba que el 84% de las iniciativas de transformación digital que fracasaban lo hacían por culpa de su plantilla. No estaba preparada o directamente se resistía al cambio.

Todos estos puntos se resumen en dos grandes razones macro que marcan el fracaso de los proyectos de transformación digital. Como señalaba un equipo de especialistas en Harvard Business Review , las compañías se enfrentan a dos grandes retos.

El fracaso de la transformación digital viene marcado, así, por la existencia de una divergencia en la ejecutiva sobre los objetivos. No se han puesto de acuerdo sobre qué quieren y por tanto no han perfilado una buena estrategia para el proceso de cambio.

Por último se suma, como el otro posible gran reto que funciona como lastre, el desencuentro entre las capacidades digitales que funcionan como base del proyecto de transformación y las disponibles para escalarlo. Esto es, no tienen una base sólida que sostenga todo lo que quieren lograr.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.