CRM: No ofrezcamos peines a gente con alopecia

Aitana Soluciones ERP y CRM CRM Leave a Comment

La sociedad evoluciona a un ritmo vertiginoso y el departamento de la empresa que va más en paralelo siempre es el de Marketing. Todos los conocimientos que parecían ser clave hace unos meses, cuando ya ha aparecido una nueva herramienta o red social vuelve a modificar el modo de comunicar, y así hasta que salga una de nueva. Pero esto es solo la corteza de la acción de Marketing, diríamos que es el Marketing de guerrilla que está a primera línea de fuego, pero si damos unos pasos atrás podemos ver el Marketing desde un prisma más estratégico.

Al final, el objetivo es la consecución de leads. El marketing corporativo es muy espectacular pero con los presupuestos ajustados que hay actualmente, sólo se lo pueden permitir las grandes corporaciones. Las PYMES necesitan resultados y un retorno de la inversión (ROI) rápido. Por ello el Marketing debe ser más orientado a conseguir interesados en nuestros productos o servicios.

Se ha demostrado que las campañas orientadas a precios, promociones o simplemente informativas son exitosas en cierto modo, pero éstas no enganchan o no transforman un contacto en un lead: simplemente sirven para una persona que podría estar interesada y el precio le ayuda a decidirse. Pero no estamos hablando de este perfil de público; el que buscamos en este caso es el que no nos conoce y decide contactar con nosotros porque le hemos aportado un valor. Nos referimos al marketing emocional, al bien entendido marketing directo y ello solo lo podemos conseguir con un control de nuestros contactos.

El primer paso es conseguir contactos brutos, que los entendemos como personas con un email, teléfono o red social que puede ser susceptible de ser lead. Una vez lo tenemos detectado debemos controlar sus gustos y cómo podemos conseguir enamorarle. Remontándonos unos años, sería la tarjeta de cartón que tenían muchos comercios de barrio con anotaciones del tipo «su mujer se llama Elena, tiene dos hijos y uno es muy futbolero y está a punto de entrar en el futbol base del pueblo». Al final, conocer a nuestro cliente o posible lead nos da un plus de cercanía que en muchas ocasiones ayuda a establecer una relación cliente-negocio. Como esta tarjeta hoy en día es imposible de gestionar para tantos contactos que barajamos tenemos que ayudarnos con herramientas como un CRM. Sería la herramienta más potente para ir nutriendo la información de nuestros contactos con su acción en nuestra web, en las redes sociales, en nuestros emails, etc. Sólo conociendo a nuestros contactos podremos realizar campañas efectivas, sino nos podremos encontrar en situaciones cómo ofrecer peines a una persona con alopecia. Este sería un caso extremo pero seguro que más de una  de nuestras campañas han ido mal dirigidas por no saber que podemos ofrecer y han molestado a nuestro interlocutor.

Aquí te pongo un ejemplo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *